https://sellolacre.wordpress.com/2016/10/19/curiosidades-de-la-soledad-de-los-muertos-oleo-sobre-lienzo/#more-431

Curiosidades de ‘La soledad de los muertos. Óleo sobre lienzo’

Toda novela tiene sus curiosidades. Bien sobre la trama, centradas en el momento de su escritura o relacionadas con algún aspecto de la misma o del estado personal del autor en el momento de escribir, incitan a lectura. No hay duda. Por eso le hemos pedido a Rosa Pérez Lucas, autora de La soledad de los muertos. Óleo sobre lienzo, que nos cuente alguna curiosidad relacionada con dicha novela. Realmente sorprendente.

Nosotros callamos. Que hable Rosa. Mejor dicho, que escriba:

“Siempre tuve afición por escribir pequeños relatos o cuentos, así que un día se me ocurrió la idea de aprovechar los ratos muertos de unas vacaciones para comenzar a escribir sobre algo que me rondaba por la cabeza, lo que finalmente acabó siendo esta novela. Aunque evidentemente concluir el trabajo me costó muchísimo más tiempo que esas vacaciones, ya que mis exigencias respecto a la idea inicial fueron en aumento cada vez que me ponía a escribir. Pero no tenía prisa y disfrutaba muchísimo con todo ello.

Al terminar la novela no sabía muy bien qué hacer con ella. Era mi primera obra y no soy una escritora experimentada, pero las personas cercanas a mí que la habían leído me animaron a hacerla pública de alguna manera. Así que la presenté a un par de concursos literarios que, aunque hay mucha competencia, me daban la oportunidad de medirme modestamente con otros escritores. En uno de estos concursos me comunicaron que había quedado finalista, concretamente en el Premio Hispania de Novela Histórica, lo que me ha permitido, pasado un tiempo, ver mi novela publicada.

La soledad de los muertos. «Óleo sobre lienzo», de Rosa Pérez LucasAl principio a nadie le gustaba el título que había elegido, no resulta atractivo, lo reconozco; sencillamente no podía poner otro que no fuera ése y sólo cuando llegas al final de la historia, entiendes porqué.

Sobre el argumento de la novela diré que cubre tres líneas temporales. La primera de ellas se desarrolla en primera persona a través del personaje principal, el pintor valenciano Pau. Éste se encuentra en un momento de crisis personal y artística, luchando frente al desafío de plasmar en un lienzo los sentimientos y oscuridad que le acompañan los últimos años. La segunda línea temporal ocupa la adolescencia de Pau y se presenta al lector en forma de diario, rememorando aquél verano que junto con sus amigos le cambió la vida. Y la tercera línea temporal se desarrolla en la segunda mitad del siglo XIX, concretamente en la corte de Isabel II, donde aparentemente y durante la mayor parte de la novela, no tiene relación con el eje principal de Pau.

Esta última trama utiliza misterios palaciegos, la falsa moral y corrupción, mezclados con el día a día de un barrio valenciano como es El Cabañal, manteniendo el misterio en cada uno de los capítulos y dejando caer sobre los protagonistas el peso del conocimiento de lo que otros pretenden mantener en secreto.

Con toda seguridad, si decides leerla no te dejará indiferente ;-)”.

Anuncios